Archive for the Khalil Gibrán. Category

El crimen y el castigo.

Posted in Khalil Gibrán., Reflexiones on 10 abril, 2012 by zoe749

Este fin de semana, cuando le preguntaba a mi hijo mayor qué hacía cuando se sentía triste, para hacer mi entrada, me respondió: escuchar música con la que identifico lo que estoy sintiendo y leer los libros que más me agradan,  a lo que le pregunté, cuáles son, me respondió; los que ya hemos leído, y uno de Khalil Gibrán, Obras Selectas: El Loco-El Vagabundo-El Profeta-El jardín del Profeta, del que por cierto,no me he desprendido desde el domingo cuando me lo prestó, me tiene totalmente encantada, reflexiva, inquieta.

Dentro de El Profeta, se encuentra el crimen y el castigo, me ha fascinado. Desde mi punto de vista, el autor trata de plasmar la ambivalencia que hay en todos. Lo bueno y lo malo, en perfecta dualidad , que no existe ser humano perfecto y que al juzgar a otros, debemos meditar qué de lo malo que estamos juzgando en ellos, lo hay en nosotros mismos. “Quien esté libre de pecado, que arroje la primera piedra” , aquí les dejo poco a poco, lo que más me ha gustado, espero que también les agrade.

El Crimen y el Castigo.

Entonces, uno de los jueces de la ciudad se adelantó y dijo: Háblanos del Crimen y el Castigo.

Y él respondió, diciendo:

Es cuando vuestro espíritu va vagando en el viento,

que vosotros, solos y sin guarda, cometéis una falta para con los demás y, por lo tanto, para convosotros mismos.

Y, por tal falta cometida, debéis llamar a la puerta del bienaventurado y esperar por un momento.

Como el océano es vuestro dios personal, no conoce los caminos del topo ni busca los agujeros de la serpiente.

Pero vuestro dios personal no habita sólo en vuestro ser; mucho en vosotros es aún hombre, y mucho en vosotros no es hombre todavía,sino un pigmeo informe que camina dormido en la niebla, en busca de su propio despertar.

Y del hombre en vosotros quiero yo hablar ahora. Porque es él y no vuestro dios personal ni el pigmeo en la niebla el que conoce el crimen y su castigo. 

A menudo os he oído hablar de aquel que comete una falta como si no fuera uno de vosotros, sino un extraño y un intruso en vuestro mundo.

Pero yo os digo que, así como el santo y el justo no pueden elevarse más allá de lo más alto que existe en cada uno de vosotros.

Así, el débil y el malvado no pueden caer más bajo que lo más bajo que está también en vosotros.

Y, así como una sola hoja no se vuelve amarilla sino con el silencioso conocimiento del árbol todo. Así, el que falta no puede hacerlo sin la voluntad oculta de todos vosotros.

Como una procesión marcháis juntos hacia vuestro dios personal. Sois el camino y sois los caminantes.

Y, cuando uno de vosotros cae, cae para que los que le siguen no tropiecen con misma piedra.

¡Ay! Y cae por los que le precedieron, por aquellos que, siendo de paso más rápido y seguro, no removieron, sin embargo, la piedra del camino.

 Y  aunque las palabras pesen duramente sobre vuestros corazones:

El asesinado no es irresponsable de su propia muerte. Y el robado no es libre de culpa al ser robado.

El justo no es inocente de los hechos del malvado.

Y el de las manos blancas no está limpio de lo que el Felón hace.

Sí; el reo es, muchas veces, la víctima del injuriado. Y, aún más a menudo, el condenado es el que lleva la carga del inocente. 

No podéis separar el justo del injusto ni el bueno del malvado.

Porque ellos se hallan juntos ante la faz del sol, así como el hilo blanco y el negro están entretejidos.

Y, cuando el hilo negro se rompe, el tejedor debe examinar toda la tela y examinar también el telar.

Si alguno de vosotros trajera a juicio a la mujer infiel, haced que pesen también el corazón de su marido en la balanza y midan su alma con medidas.

Y haced que aquél que azotaría al ofensor mire en el espíritu del ofendido.

Y, si alguno de vosotros castigara en nombre de la justicia y descargara el hacha en el árbol malo,haced que mire las raíces.Y encontrará, en verdad, las raíces de lo bueno y lo malo, lo fructífero y lo estéril juntos y entrelazados en el silente corazón de la tierra.

Y, vosotros, jueces, que debéis ser justos,

¿Qué juicio pronunciaríais sobre aquél que, aunque honesto en la carne, fuera un ladrón en espíritu?

¿Qué pena impondríais al que destruye la carne y es, él mismo destruido en el espíritu?

Y ¿cómo juzgaríais a aquel que es, en acción, un opresor y un falso. Pero que es, sin embargo, también agraviado y ultrajado?

¿Y cómo castigaríais a aquéllos cuyo remordimiento es ya mayor que su falta? ¿No es el remordimiento -la justicia administrada por la ley misma que desearíais servir?

Sin embargo, no podréis cargar al inocente de remordimiento, ni librar de él el corazón del culpable.

Vendrá el remordimiento espontáneamente en la noche para que los hombres se despierten y se contemplen a ellos mismos.

Y vosotros, que pretendéis entender de justicia, ¿Cómo podréis hacerlo si no miráis todos los hechos en la plenitud de la luz?

Solo así sabréis que el erecto y el caído no son sino un solo hombre, de pie en el crepúsculo, entre la noche de su yo pigmeo y el día de su dios personal.

Y que la coronación del templo no es más que la piedra más baja de sus cimientos.

ZOE.