Archive for the cuento Category

Este me hizo llorar, espero tengan paciencia para leerlo, así es la fuerza del amor…

Posted in cuento on 19 julio, 2011 by zoe749

Cara de ángel.

—Los que conocieron a mi nieta antes de la tragedia no pueden creer que se trate de la misma nena, profesora… —Es “otra”… —me dicen— “Otra…”

¡También!, ¿que quedó de aquella criatura que conquistaba a todo el mundo? Yo suponía… Bueno… que poco a poco iba a ir recuperándose del tremendo shock que sufrió al ver morir a sus padres, apenas a seis o siete metros de distancia… No; nunca se supo nada del desalmado que los atropelló mientras cruzaban la Avenida del Libertador… No sólo no respetó la luz roja del semáforo sino que ni siquiera detuvo su automóvil para socorrerlos, después de haberlos hecho volar por los aires… La nena se salvó de milagro: se les adelantaba andando en su bicicleta… Sí, sí, ya pasaron dos años… y Natalia sigue como ausente de todo. Lo peor es que no habla… Esteee… quiero decir… no habla como nosotros… Usa palabras que inventa. Ah… si por lo menos las empleara en algo así como un diálogo conmigo, una conversación, por rara que fuese… Nada. Habla sola en ese lenguaje disparatado, imposible de descifrar.

 

Me duele su soledad… su aislamiento… Además, ¡tiene diez años, profesora; no puede limitarse —únicamente— a mi compañía! Estoy desesperada. Sí, claro; la visitan una psicóloga, una maestra particular, un psiquiatra y una fonoaudióloga… pero sus empeños resultan inútiles… Natalia no traba relación con nadie. Vive como echada hacia adentro de sí misma. Por eso… yo pensé que —si Usted la acepta en estas condiciones— mi nieta podría venir a su taller de juegos de lunes a viernes, durante las tardes… Al principio, una o dos veces y después se vería… No, no es agresiva. Su conducta es tranquila; demasiado… Sí, ya probé que reentablara relaciones con los hijos de nuestros vecinos pero —es lógico— los chicos se aburren con ella, se “pudren”, dicen. Es que actúa como si no existiesen, como si ella se moviera en una realidad aparte, para su uso exclusivo… En cambio, aquí, rodeada de nenas y varones de su edad y bajo la supervisión y el estímulo de Usted y sus colegas… y tratándose de juegos… 

Acaso… si Dios quiere…

La acongojada abuela se secó las lágrimas con un pañuelo que —gentil— le extendió la profesora a la que acababa de confiarle su drama. Enseguida, completó formularios, firmó registros, entregó documentación, respondió ciertas preguntas más y se marchó de regreso a su casa.

Natalia ingresó en la Escuela de Recreación de la mano de su “nonina”, como la llamaba cuando estaba sanita. Le costó soltarla. Y no bien la observó alejarse hacia la calle, tomó una banqueta y se sentó en un rincón del florido patio. Allí se quedó quieta, con la mirada fija hacia delante.

Esa primera jornada de abril en el taller de juegos la dejó transcurrir así, en idéntica postura, aunque sus compañeros de grupo se le acercaron una y otra vez, le acariciaron el pelo e intentaron —en vano— conversar con ella.

Fue un rato antes de que vibrara en el atardecer la melodía que indicaba la salida cuando Lucién —un muchachito también de diez años— la vio gesticular levemente, mientras ladeaba la cabeza y movía los labios, como si charlara con alguien invisible. Lucién se le aproximó con delicadeza y se agachó a su lado.

Como las profesoras ya les habían contado a los alumnos cuál era el problema de Natalia, el chico permaneció callado y atento. Logró escuchar —entonces— lo que ella decía y se concentró mentalmente para entenderla. Pero ninguna de las palabras que pronunciaba su nueva compañera evocaba —ni por casualidad— alguna en castellano o en otro idioma identificable.

—Linarbolte da namador ogue saradil. Caldisén ratindai son fol daquindel. ¿Rastal? ¿Obe? Lerbin ornala, adel tros.

Lucién la oía perplejo. Natalia era capaz de hilvanar oraciones, pero las combinaciones de vocales y consonantes que hacía daban como resultado vocablos incomprensibles.

—Qué lástima… —pensó—. Tan dulce… linda… y tan encerrada; tan perdida… Parece un ángel caído en este patio… Eso, cara de ángel tiene… ¿Hablará en lengua angélica? ¿Dónde encontrar un traductor? Pobre “Cara de Ángel”…—. Y como “Cara de Ángel” empezaron todos a referirse a Natalia, cuando comentaban cosas acerca de ella. Hasta las profesoras.

Pasaron cinco meses. Natalia ya asistía al taller de juegos de lunes a viernes.

Dócil y desvalida como siempre, tomaba la banqueta y se sentaba en el patio casi todo el tiempo que permanecía allí. Retraída, largándose a monologar a través del rostro de cualquiera que se dirigiese a ella, como si la cara de su ocasional (y fracasado) interlocutor fuera transparente.

Sólo Lucién no se daba por vencido en su pretensión de comunicarse con la niña.

¿Un empecinado pichón de psicoanalista, acaso? ¿Un muchacho lleno de compasión por esa aislada compañera? ¿Un candidato a mártir?

No. Nada de eso. Aunque cueste creerlo, Lucién se había enamorado de Natalia y se había prometido no parar en sus intentos de conseguir una verdadera conversación. Ni caso que hacía de las bromas y burlas de los demás compañeros del grupo. El insistía cada semana y le hablaba a Natalia como si entendiera esos misteriosos sonidos que la chica persistía en pronunciar.

—¿Cómo estás, Naty? ¿Qué tal, Cara de Ángel?— le decía cada tarde, en el momento de volver a verla en el taller de juegos. Entonces, se sentaba a su lado en otra banqueta y le contaba lo que se le iba ocurriendo, a medida que la nena desgranaba su delirante discurso.

Por ejemplo:

Natalia: —Soot an mulbrat, luben tesimor fot. Tamar reti oela crut am tedisén. Meredesín daf ontés. Erolín quendel grus. ¿Lut? ¿Owalín?

Lucién: —-¿Estás segura, Naty? Yo opino que mejor vamos a andar en bici a la plaza, cuando salgamos de aquí. ¿Qué te parece?

Natalia: —Dabe amarandel nimasi, ¿ef? Bliguestal adenomo milum taí.

Lucién: —Es posible que tengas razón…

Natalia: —Mosawa ditorip. Oduit at. Dofe egimantel arcut nebesín. ¿Eol? ¿Og ie estale grespan inz risoc?

Lucién: —Sí, esa película es joya. Entonces, vamos al cine y otro día a la plaza. 

Natalia: —Perjed orid, nume. Jumeb nosi otepofin. Abrud, nemole…

El colmo para los incrédulos amigos: Lucién anotaba cada una de las palabras que pronunciaba su extraño amorcito. En un cuaderno especial. Fue así como pudo escribir unas rimas con algunas de ellas, las que se le antojaba que Natalia reiteraba con bastante frecuencia.

Una tarde de noviembre se animó a leérselas, tras el acostumbrado saludo que Naty jamás devolvía. De mejillas coloradas y corazón al trote se las leyó.

La primera:

—Meredesí.

Amarandel.

Otefopín.

Egimantel.

La segunda:

—Erolín.

Tedisén.

Owalín.

Caldisén.

La tercera:

—Bliguestal.

Milum at.

Grus rastal.

An mulbrat.

De inmediato —en un impulso de almita enamorada— Lucién arrancó de su cuaderno la hoja donde las había escrito y la puso sobre la falda de la chica.

—Tomá, Naty… Son versos para vos, Cara de Ángel… En ellos te digo que te quiero mucho…

Ante el estupor generalizado de los que los rodeaban a pura risa, la nena giró lentamente la cabeza, despegó su mirada del vacío y la fijó en la claridad de los ojos del muchacho.

Unos lagrimones resbalaban por sus cachetes cuando —titubeante— silabeó: —Yo… tam…bién… te… quie…ro… Te… te… quie…ro… Lu…cién…

– Elsa Bornemann –

     Zoe…

Aligera el camino…

Posted in cuento on 18 julio, 2011 by zoe749

Cargar las piedras.

Hu-Ssong propuso a sus discípulos el siguiente relato:

– “Un hombre que iba por el camino tropezó con una gran piedra. La recogió y la llevó consigo. Poco después tropezó con otra. Igualmente la cargó. Todas las piedras con que iba tropezando las cargaba, hasta que aquel peso se volvió tan grande que el hombre ya no pudo caminar. ¿Qué piensan ustedes de ese hombre?”

– “Que es un necio”, respondió uno de los discípulos. “¿Para qué cargaba las piedras con que tropezaba?”

Dijo Hu-Ssong:

– “Eso es lo que hacen aquellos que cargan las ofensas que otros les han hecho, los agravios sufridos, y aun la amargura de las propias equivocaciones. Todo eso lo debemos dejar atrás, y no cargar las pesadas piedras del rencor contra los demás o contra nosotros mismos. Si hacemos a un lado esa inútil carga, si no la llevamos con nosotros, nuestro camino será más ligero y nuestro paso más seguro.”

                                                                     Zoe…

A qué viniste….

Posted in cuento on 15 julio, 2011 by zoe749

 

Roble triste…

Había una vez, algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un problema: No sabía quién era.

– “Lo que te falta es concentración”, le decía el manzano. “Si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas. ¿Ves qué fácil es?”

– “No lo escuches”, exigía el rosal, “es más sencillo tener rosas y ¿ves qué bellas son?”

Y el árbol desesperado intentaba todo lo que le sugerían y, como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado.

Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó:

– “No te preocupes, tu problema no es tan grave. Es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. Yo te daré la solución: no dediques tu vida a ser como los demás quieran que seas… sé tú mismo, conócete y, para lograrlo, escucha tu voz interior.” Y, dicho esto, el búho desapareció.

– “¿Mi voz interior…? ¿Ser yo mismo…? ¿Conocerme…?”, se preguntaba el árbol desesperado, cuando, de pronto, comprendió…

Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por fin pudo escuchar su voz interior diciéndole:

– “Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Eres un roble y tu destino es crecer grande y majestuoso, dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje… Tienes una misión: cúmplela.”

Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado.

Así, pronto llenó su espacio y fue admirado y respetado por todos. Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz. (Anónimo)

 

 

Y tu…sabes cuál es tu misión?…..

 

 

De corazones….

Posted in cuento on 12 julio, 2011 by zoe749

 

Un día un maestro que vio a un niño dando excusas de una explosión de ira, lo llevó a la clase y, entregándole una hoja de papel, le dijo:

– “¡Estrújalo!”

Asombrado obedeció e hizo una bolita….

– “Ahora déjalo como estaba antes”

Por supuesto que no pudo dejarlo como estaba…. por más que lo intentó, el papel quedó lleno de pliegues y arrugas.

– “El corazón de las personas”, dijo, “es como ese papel… la impresión que en ellos dejas será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues”

Adaptado de G. Heger

Debemos recordar antes de actuar que además de carne y hueso…somos sentimiento…y a pesar de las arrugas que tiene nuestro corazón…nunca deja de doler una nueva…debo pensar antes de actuar…y cuando dejo reflexiones aquí…se que hablo y escribo para mí también…me leo, me escucho..debo…debemos pensar antes de actuar, antes de ofender, antes de gritar, antes de calumniar, antes de mentir, antes de engañar, antes de hacer cualquier cosa que pueda…dejar una arruga en el corazón de otro…quizás y lo más seguro en el corazón de un ser…amado…Zoe.

 

 

 

 

El amor y la locura

Posted in cuento on 17 junio, 2011 by zoe749

Ahora comprendo por qué estos sentimientos van de la mano, por qué cuando te enamoras te arriesgas a todo y contra todo, es que amar o estar enamorado es una especie de locura…una locura hermosa que no tiene cura…y si la tiene no la queremos…porque estar enamorado es despertar pensando en esa persona amada, es atreverse a todo por ese ser amado, es traspasar muros, fronteras, mares, cielos,  por vivir la gloria de estar a su lado…es la locura que nos permite soñar…atrevernos…sin temor…a darlo todo…a todo riesgo…sólo si te entregas a ese sentimiento maravilloso de amar…sabrás cuan loco puedes estar …en la medida de cuanto amor puedes dar….

¿DÓNDE ESCONDIERON LA FELICIDAD ?

Posted in cuento on 14 junio, 2011 by zoe749

 

 

 

 

Un poco antes de que la humanidad existiera, se reunieron varios maestros y ángeles para esconder un secreto.

Uno de ellos dijo: “Debemos esconder algo, pero, ¿qué les escondemos?”.

Después de mucho pensar uno dijo: “¡Ya sé!, vamos a esconderles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar”.

Propuso el primero: “Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo”, a lo que inmediatamente repuso otro: “no, recuerda que tienen fuerza, y alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está”.

Luego propuso otro: “Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar”, y otro contestó: “No, recuerda que tienen curiosidad, alguna vez alguien construirá algún aparato para poder bajar y entonces la encontrará”.

Uno más dijo: “Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra”. Y le dijeron: “No, recuerda que les dimos inteligencia, y un día alguien va a construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad”.

El último de ellos era un ángel que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás. Analizó cada una de ellos y entonces dijo: “Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren”.

Todos quedaron asombrados y preguntaron al unísono: “¿Dónde?”.

El ángel respondió: “La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán”.

Todos estuvieron de acuerdo y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad fuera sin saber que la trae consigo.

 

anónimo.

Como el Ave Fenix….Renacer…un nuevo ciclo de inspiración comienza.

Posted in cuento on 27 mayo, 2011 by zoe749

Puede suceder, que aunque no estés muerto físicamente…aún estando vivo…has muerto, puede suceder también…que despiertes de ese largo sueño…y tomes fuerzas, un nuevo impulso salga de tu interior y decidas….Renacer…eso no significa que rompas con tu esencia, idéntidad…no, no  la abandonas..sigues siendo TU mismo…pero sí que te renuevas, cobras VIDA…y un nuevo grito te lleva a ella de nuevo…y sales …en busca de una nueva oportunidad….como el ave fenix…renaceré de mis propias cenizas…..Zoe.

“Se dice que en el Edén originario, debajo del Árbol del Bien y del Mal, floreció un arbusto de rosas. Allí, junto a la primera rosa, nació un pájaro, de bello plumaje y un canto incomparable, y cuyos principios le convirtieron en el único ser que no quiso probar las frutas del Árbol. Cuando Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso, cayó sobre el nido una chispa de la espada de fuego de un Querubín, y el pájaro ardió al instante.

Pero, de las propias llamas, surgió una nueva ave, el Fénix, con un plumaje inigualable, alas de color escarlata y cuerpo dorado. Algunas fábulas lo sitúan posteriormente en Arabia, donde habitaba cerca de un pozo de aguas frescas y se bañaba todos los días entonando una melodía tan bella, que hacía que el Dios Sol detuviera su carro para escucharle.

La inmortalidad, fue el premio a su fidelidad al precepto divino, junto a otras cualidades como el conocimiento, la capacidad curativa de sus lágrimas, o su increíble fuerza. A lo largo sus múltiples vidas, su misión es transmitir el saber que atesora desde su origen al pie del Árbol del Bien y del Mal, y servir de inspiración en sus trabajos a los buscadores del conocimiento, tanto artistas como científicos.

Su cronología vital varía con la adaptación del mito. Así, cada 100, 500, 540 (y en algunas leyendas, incluso 1461 ó 12994 años), construye una pira funeraria en su propio nido, la rellena de inciensos y plantas aromáticas, y al tiempo que entona la más bella de todas sus canciones, se prende a sí mismo hasta extinguirse. No existe más que una única ave, cuya forma de reproducción, es, precisamente, el renacimiento, del que también es símbolo.

El mito del Ave Fénix se extendió ampliamente entre los griegos, que le dieron el nombre de Phoenicoperus (que significa alas rojas), apelativo que se extendió por toda la Europa romana. Los primeros cristianos, influidos por los cultos helénicos, hicieron de esta singular criatura un símbolo viviente de la inmortalidad y de la resurrección. En la mitología del antiguo Egipto, el Ave Fénix representaba al Sol, que muere por la noche y renace por la mañana. Otro símbolo vinculado al Ave Fénix es el de la esperanza, representa un valor que nunca debe morir en el hombre.

Según Ovidio, “cuando el Fénix ve llegar su final, construye un nido especial con ramas de  roble y lo rellena con canela, nardos y mirra, en lo alto de una palmera. Allí se sitúa y, entonando la más sublime de sus melodías, expira. A los 3 días, de sus propias cenizas, surge un nuevo Fénix y, cuando es lo suficientemente fuerte, lleva el nido a Heliópolis, en Egipto, y lo deposita en el Templo del Sol”. Como el nuevo Fénix acumula todo el saber obtenido desde sus orígenes, un nuevo ciclo de inspiración comienza.

El Ave Fénix tiene sus representaciones en diferentes culturas, como la china (el Fêng-Huang), la japonesa (el Ho-oo), la rusa (El Pájaro de Fuego, que inmortalizara musicalmente Stravinsky), la Egipcia (el Benu), la hindú (el Garuda), e incluso en los indios de norteamérica (el Yel), o los Aztecas, Mayas y Toltecas (el Quetzal). Fue citado por primera vez por Hesíodo en el siglo VIII A.C. y más tarde y con más detalle por el historiador Herodoto.”