Llueve por dentro.


En esta sociedad los adultos cuando lloramos, lo hacemos en nuestro cuarto o debajo de la ducha.

Compartimos nuestro dolor con las paredes, con la cama, con las almohadas, con las sabanas, ellas quedan empapadas de dolor, ellas saben que tenemos que levantarnos temprano, muy temprano por la mañana y tratar de desdibujar de nuestro rostro, las confidencias de la noche anterior, las confesiones compartidas en cuatro paredes, con ellas precisamente, con las paredes, con las ventanas, con el techo y hasta con el suelo de la habitación.

Allí quedan las  lágrimas de anoche, allí las  preguntas y los por qué, allí entero se vacían mil sentimientos.

Pero debes levantarte, lavar tu rostro y continuar, porque ante los demás no se acostumbra demostrar lo que realmente se siente, así que todo debe seguir, aunque siga lloviendo por dentro.

ZOE

2 comentarios to “Llueve por dentro.”

  1. Me ha encantado tanto la reflexión como la imagen que has elegido; cuantas veces los adultos lloramos por dentro ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: