Propósito y significado de nuestra vida


Todos pareciéramos tener o al menos buscar un propósito en nuestras vidas, para algunos puede ser una carrera en la universidad, para otros tener hijos, una familia, están los que desean escribir un libro, ser artistas; todos buscamos en nuestras vidas un objetivo, una meta.

A veces el propósito de nuestras vidas, puede ser buscar ese propósito, saber cuál es el objetivo de nuestras vidas, porque no todos nacemos con eso del todo claro.

Otras veces, pareciéramos estar muy claros en ello, pero con el transcurso del tiempo y producto de nuestro proceso de madurez, cambiamos nuestro propósito y nos damos cuenta de que aun habiéndolo alcanzado, quizás ya no somos felices o no nos sentimos realizados, razón por la cual, muchas personas se inclinan a estudiar y ejercer otra carrera, lo cual particularmente, considero un acto de valentía único y digno de emular, porque después de todo, lo que buscamos es sentirnos bien con lo que hacemos.

También podemos haber terminado con un propósito, nuestros hijos crecieron y ahora necesitamos fijarnos otros propósitos, por ejemplo, estudiar una carrera porque nunca la logramos comenzar o no la terminamos o sencillamente viajar, crear un negocio o cualquier otra cosa que nos motive.

Del mismo modo como tenemos propósitos, debemos buscar un significado a nuestra vida, encontrarlo significa, comprender nuestra existencia, comprender lo que nos hace realmente felices, lo que nos colma, cuerpo, alma y espíritu.

Para mí, el propósito no es más que el valor que le doy a cada cosa que hago, desde la mas simple a la mas compleja. Por ejemplo, escribir en este blog, para mí, tiene un significado enorme, me llena, complace, me gratifica, me motiva, aunque para muchos podría ser insignificante, para mí es enormemente enriquecedor, claro está entre otras cosas,  que pueden llenar mi vida de significado.

Dar significado a nuestras vidas, puede ser, entender que de las cosas más simples, podemos encontrar placer, gusto por la existencia.

Muchas veces hemos logrado nuestro propósito, más sin embargo, este no encaja con el significado, pues no nos sentimos del todo completos o satisfechos, en estos casos nuestro propósito nos sirve como medio para subsistir, pero no nos llena del todo. Es cuando debemos hallar, elegir algo que nos enriquezca y nos llene el espíritu, nos haga sentir plenitud y bienestar, en cuyo caso estaríamos llenando nuestra vida de significado; como decía Rudyard Kipling…”Llenar el minuto implacable con sesenta segundos dignos de ser vividos…”

ZOE


2 comentarios to “Propósito y significado de nuestra vida”

  1. “¿PARA qué estamos aquí?” TODOS NOS HEMOS hecho esta pregunta sobre el sentido de la vida. Quienes creen que la vida es producto de la evolución no pueden contestarla. Pero quienes aceptan las pruebas de que Jehová Dios es “la fuente de la vida” sí conocen la respuesta (Salmo 36:9). Saben que él creó al ser humano con un propósito, el cual aparece en Revelación (Apocalipsis) 4:11. Examinemos cómo en este versículo —escrito por el apóstol Juan— se explica la razón de nuestra existencia.
    Juan nos presenta a un coro en los cielos que canta: “Digno eres tú, Jehová, nuestro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad existieron y fueron creadas”. En efecto, solo Jehová merece semejante muestra de veneración y respeto, pues él creó todas las cosas. Siendo así, ¿cómo se esperaría que reaccionaran sus criaturas inteligentes?
    El texto dice que Jehová merece recibir gloria, honra y poder. Sin embargo, a pesar de que no existe Ser más glorioso, digno de honra y poderoso en el universo, la mayoría de los seres humanos no lo reconocen como su Creador. Afortunadamente, por toda la Tierra hay hombres y mujeres que sí perciben sus “cualidades invisibles” en todo lo que ha hecho (Romanos 1:20). Y movidos por el agradecimiento, le dan gloria y honra. Basándose en las aplastantes pruebas que aporta la creación, proclaman a los cuatro vientos que Jehová creó todas las cosas y que, por tanto, merece nuestro respeto y admiración (Salmo 19:1, 2; 139:14).
    Además de gloria y honra, Jehová recibe poder de sus siervos. Pero ¿cómo puede alguien dar poder al Creador todopoderoso? (Isaías 40:25, 26.) Al haber sido creados a imagen y semejanza de Dios, tenemos —aunque a menor grado— sus mismas cualidades, entre ellas el poder (Génesis 1:27). Y si de veras agradecemos lo que el Creador ha hecho por nosotros, nos sentiremos impulsados a dedicar nuestro poder y energías a darle gloria y honra. En lugar de gastar nuestras fuerzas en metas egoístas, las utilizaremos para servir a Dios (Marcos 12:30).
    Entonces, ¿por qué estamos aquí? La última parte de Revelación 4:11 indica que “a causa de [Su] voluntad [todas las cosas] existieron y fueron creadas”. Existimos por la voluntad de Dios. En otras palabras, porque Jehová así lo ha querido, y no por nuestra propia voluntad. Por eso, la vida se vuelve vacía y sin sentido cuando nos concentramos egoístamente en nuestros intereses. Si queremos disfrutar de paz interior y sentido de logro en la vida, tenemos que aprender qué espera Dios del ser humano y actuar en armonía con su voluntad. Solo así hallaremos la razón de nuestra existencia (Salmo 40:8).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: