Tu decides en que transformas lo que llevas dentro…


 

Nuestra transformación personal podemos compararla con el proceso que sufre la ostra para producir una perla;

 

Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas.

 

Las perlas son producto del dolor, el resultado de la entrada de una sustancia extraña e indeseable al interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena.

 

En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia lustrosa llamada nácar.

 

Cuando un grano de arena penetra en la ostra, las células de nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con capas y capas y más capas de nácar para proteger el cuerpo indefenso de la ostra.

 

Como resultado, se va formando una hermosa perla. Una ostra que no haya sido herida de algún modo, no puede producir perlas. Porque la perla es una herida cicatrizada.

 

¿Te has sentido lastimado? Entonces produce una perla!!!!

 

Cubre cada una de tus heridas con varias capas de amor.

 

Muchas personas sólo aprenden a cultivar resentimientos, dejando sus heridas abiertas, alimentándose con sentimientos pobres, los cuales impiden que las lesiones cicatricen.

 

En la vida real vemos muchas “ostras vacias” no porque no hayan sido heridas, sino porque no han sabido perdonar, comprender y transformar el dolor en amor.

 

Vale la pena enfrentar las heridas. No seas vencido por los aspectos negativos, vence siempre con el bien.

 

¿Cómo está tu perla?

 

Desconozco su autor.

Todos los seres humanos, unos mas otros menos, atravesamos por situaciones difíciles, emociones encontradas, pérdidas, fracasos, desilusiones, desprendimientos, situaciones que nos ocasionan dolor y hasta sufrimiento.

A lo largo de nuestro camino nos encontramos con personas que pueden hacernos daño, a veces hasta producto de las mismas circunstancias. En nosotros está decidir qué hacer con todo eso, en qué lo transformamos, si lo transformamos en sentimientos negativos, que nos mantienen atados al juicio de que alguien nos hizo daño y debe pagar por eso, cargando con nosotros, emociones muy dañinas y contaminantes o lo convertimos en aprendizaje, para hacernos mas conscientes de lo que sentimos, de nuestra capacidad para cicatrizar heridas, para perdonar, para no cargar con el cadáver a cuestas como los romanos y   desprendernos, dejando que la herida se cure y solo quede allí como una experiencia y optemos por quedarnos con los sentimientos que nos producen paz, alegría y amor.

ZOE….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: