72 trucos para simplificar tu vida


Fuente: EL MANUAL PARA LA VIDA DE
LEO BABAUTA.

Este autor, ha recopilado una lista de ideas que deberían ayudar a cualquiera que busque conseguir una vida más simple.

 

1. Haz una lista de las 4 ó 5 cosas que sean más importantes para ti. ¿Qué es lo más importante para ti? ¿Qué es lo que más valoras?

¿Cuáles son las 4 ó 5 cosas que más deseas en tu vida?
La simplificación comienza por identificar estas prioridades,  ¿Qué es lo más importante para ti? ¿Qué es lo que más valoras?
que el objetivo será conseguir más tiempo libre para dedicarlo a estas cosas.

2. Evalúa tus compromisos. Échale un vistazo a todo lo que está girando en torno a tu vida. Todo, desde el trabajo al hogar, pasando por las actividades de tus hijos, o tus aficiones,  o tus negocios.
Reflexiona sobre cuáles de estas cosas son las que
realmente te proporcionan valor, y sobre cuáles te encanta hacer.
¿Cuál de todos estos elementos tiene algo que ver con esas 4 ó 5 cosas más importantes que incluiste en la lista del punto anterior? Deshazte de todo aquello que no tenga nada  que ver con lo que apuntaste en tu lista.

3. Evalúa tu gasto del tiempo. ¿Cómo pasas el día? ¿Qué cosas
haces desde que te levantas por la mañana hasta que te acuestas
por la noche? Haz una lista, y comprueba si todas esas actividades
son compatibles con tu lista de prioridades. Si no, elimina
todo aquello que no lo sea, y concéntrate en lo que realmente es
importante. Rediseña tu día.
4. Simplifica las tareas relacionadas con tu trabajo. Nuestra jornada
laboral se construye sobre un listado sin fin de tareas pendientes.
Si simplemente tratas de hacer todas las tareas de la
lista nunca conseguirás terminarlo todo, y peor aun, no conseguirás
disponer de tiempo para ponerte a hacer lo realmente
importante. Concéntrate en las tareas esenciales y deshazte de las demás.

5. Simplifica tu lista de tareas personal. Siguiendo con el mismo espíritu del punto anterior, piensa en todas tus tareas personales.
6. Aprende a decir no. Adquirir este hábito es imprescindible para aquellos que tratan de simplificar sus vidas. 

7. Reduce el número de canales de comunicación. Hoy en día
nuestras vidas se ven afectadas por diversas tecnologías de comunicación:
correo electrónico, mensajería instantánea, correo
tradicional, Skype, Twitter, foros, etc. Pueden absorber tu día
completamente si dejas que eso suceda. Te aconsejo limitar tus
canales de comunicación: consulta el correo sólo a ciertas horas
del día, un número determinado de minutos (yo recomiendo
dos veces al día, pero hazlo como mejor te funcione a ti.

Conéctate
a tu cliente de mensajería instantánea una única vez al día,
durante un tiempo limitado. Haz tus llamadas telefónicas tan
solo a cierta hora. Lo mismo con el resto de tus comunicaciones.
Diseña una planificación y cíñete a ella.
8. Limita tu consumo de medios de comunicación. Este truco no
será del gusto de todo el mundo, así que si la información proporcionada
por los medios de comunicación es importante para
ti, por favor pasa al siguiente (así como en el caso de cualquier
truco que no creas que te vaya a servir). Sin embargo, pienso
que los medios de comunicación – televisión, radio, Internet,
revistas, etc. – pueden llegar a dominar nuestras vidas. No les
dejes hacerlo. Simplifica tu vida y tu consumo de información
limitando la cantidad de la misma que consumes.
9. Haz una limpieza de tus trastos. Si consigues dedicar un fin de
semana a deshacerte de todos los trastos que no te hacen falta,
te sentirás estupendamente. Consigue cajas y bolsas de basura
para todos esos trastos que quieras regalar o tirar.
10. Deshazte de grandes objetos. Nuestras vidas están repletas de
desorden, pero si empiezas con las cosas grandes, simplificarás
tu vida rápidamente y a lo grande.
11. Ordena tus habitaciones. De una en una, examina tus habitaciones
y elimina todo lo que no sea necesario. Actúa como si
fueras el editor de un periódico, dejando tan solo lo esencial y
eliminando todo lo demás.
12. Revisa cajones y armarios. Una vez que hayas examinado cada
habitación, ponte con tus armarios y escritorios. Ordena tus
lejas y cajones de uno en uno.
13. Revisa tu ropa. ¿Está tu armario de la ropa a punto de estal-
lar? ¿Están los cajones tan llenos que no los puedes ni cerrar?
Simplifica tu armario de la ropa deshaciéndote de todo aquello
que ya no te pongas. Trata de construir un armario de la ropa
minimalista centrándote en estilos simples y colores lisos que
emparejen perfectamente entre ellos.
14. Simplifica tu ordenador. Si en tu ordenador hay demasiados
archivos y desorganización, considera trabajar completamente
online. Esto puede simplificarte la vida en gran medida.
15. Organiza tu vida digital. Si no te ves capaz de controlar tu desorden
digital, todavía hay esperanza. Lee esta guía para curarte
y poder eliminar el desorden.
16. Escribe una frase sobre la simplicidad. ¿Cómo sería para ti una
vida simple? Anótalo.
17. Limita tus impulsos consumistas. Si eres un esclavo del materialismo
y el consumismo, existen medios para que te libres
de ello. Yo he pasado por lo mismo, y aunque no estoy completamente
recuperado, me siento mucho más libre que antes.
Si puedes librarte del materialismo, podrás comenzar a adoptar
el hábito de comprar menos. Y eso significará menos trastos,
menos gastos, y una vida menos frenética.
18. Libera tiempo. Busca formas de liberar más tiempo para las
cosas que realmente son importantes. Eso significa eliminar todo
lo que no deseas, deshacerte de todo lo que te haga perder el
tiempo, y dejar espacio para lo que realmente quieres hacer.
19. Haz lo que te realmente te guste. Una vez que hayas conseguido
liberar más tiempo, asegúrate de invertirlo en hacer cosas
que te gusten. Vuelve a tu listado de 4 ó 5 cosas importantes.
Haz cosas relacionadas con ellas, nada más.
20. Pasa más tiempo con la gente que amas. Seguramente el listado
que has construido con las 4 ó 5 cosas más importantes para
ti contendrá a alguna de las personas que amas (si no es así,
quizá deberías pensártelo otra vez). Ya sean tu esposa, tus hijos,
una pareja, tus padres, otros miembros de tu familia, tu mejor
amigo, o lo que sea, encuentra tiempo para hacer algo con ellos,
para conseguir más intimidad con ellos (no necesariamente en
el sentido sexual).
21. Pasa algo de tiempo en soledad. Busca tiempo para pasarlo
contigo mismo. El tiempo en soledad es bueno para ti, aunque
a algunas personas les resulte incomodo. Puede que necesites
práctica para acostumbrarte al silencio y a escuchar tu voz interior.
Suena muy ”new-age”, lo sé, pero es muy relajante. Y esta
calma es necesaria para encontrar lo que realmente es importante
para ti.
22. Come despacio. Si te tragas la comida casi sin masticarla, no
sólo no estás disfrutando de su sabor, sino que además no estás
comiendo de una forma saludable. Come más despacio para
perder peso, mejorar la digestión y disfrutar más de la vida.
23. Conduce despacio. La mayoría de la gente se vuelve agresiva
al conducir, pitando, agobiándose, enfadándose y frustrándose.
Y al mismo tiempo, poniéndose en peligro a sí mismos y a los
demás. Conducir más despacio no es sólo más seguro, sino que
además es más barato y puede ser muy relajante. Pruébalo.
24. Vive el presente. Esta frase es muy importante si lo que quieres
es disfrutar de una vida más simple. Vivir el aquí y el ahora,
vivir el momento, te hace consciente de tu vida y de lo que está
sucediendo a tu alrededor y dentro de ti. Mejora en gran medida
tu salud mental.
25. Haz tu vida más eficiente. Muchas veces vivimos encadenados
a sistemas complejos y no planificados porque no hemos pensado
mucho sobre ellos. En lugar de esto, céntrate en un único
sistema cada vez (tu sistema para hacer la colada, tu sistema
para hacer recados, tu sistema para tratar el papeleo, tu sistema
para trabajar con el correo electrónico, etc.) y trata de hacerlo
más simple y eficiente, reflejándolo por escrito. Una vez hecho
esto, cíñete a tu nuevo sistema.
26. Crea un sistema simple para manejar tu correo postal y tu papeleo.
Si no dispones de ningún sistema, los papeles se te amontonarán.
Un sistema simple te ayudará a mantenerlo todo en
orden.
27. Crea un sistema simple para las tareas del hogar. Otro ejemplo
de sistema simple es recoge-conforme-ensucies.
28. Despeja tu escritorio. Si tienes un escritorio desordenado puedes
distraerte y sufrir desorganización y ansiedad. Conseguir un escritorio
despejado requiere tan solo una pequeña cantidad de
pequeños hábitos.
29. Establece rutinas. La clave para mantener tu vida simple es establecer
rutinas.
30. Mantén la bandeja de entrada de tu correo electrónico vacía.
¿Está la bandeja de entrada de tu correo electrónico saturada de
correos tanto nuevos como ya leídos? ¿Siguen amontonándose
los mensajes? Si es así, eres una persona normal – pero podrías
ser más eficiente y conseguir un correo electrónico más simple
siguiendo tan solo unos pequeños pasos.
31. Aprende a vivir frugalmente. Vivir frugalmente significa comprar
menos, querer menos cosas, y dejar menor rastro en el
planeta. Está directamente relacionado con la simplicidad.
32. Haz que tu casa tenga un estilo minimalista. Una casa minimalista
tiene lo que hace falta, y poco más. Es también muy
tranquila (y además mucho más fácil de limpiar).
33. Encuentra otras maneras de ser minimalista. Hay montones.
Puedes encontrar maneras de ser minimalista prácticamente en
cualquier área de tu vida.
34. Considera vivir en una casa más pequeña. Si vacías tu casa
de trastos, seguramente no necesitarás tanto espacio. No quiero
decir que debas vivir en un barco (aunque hay mucha gente
que lo hace felizmente), pero si te encuentras cómodo en una
casa más pequeña, no solo será más barata, sino que más fácil
de mantener, y una gran simplificación para tu vida.
35. Considera conducir un coche más pequeño. Este es un gran
paso, pero deberías pensar que si tienes un gran coche o un
monovolumen, quizás no necesitas tanto espacio. Estos coches
son más caros, usan más gasolina, y son más difíciles de aparcar
y de mantener. Simplifica tu vida con menos coche. No es necesario
que sea minúsculo, sobre todo si tienes familia, pero trata
de encontrar un coche pequeño que te permita transportar a
toda tu familia cómodamente. Quizá no es algo que creas que
vayas a hacer ahora, pero deberías considerar planteártelo como
un cambio a largo plazo.
36. Aprender qué es ”suficiente”. La sociedad materialista en la
que nos vemos inmersos hoy en día parece apoyar el que cada
vez se quiera más y más, sin que se vea fin en el horizonte.
Por supuesto, puedes conseguir el último juguetito tecnológico,
o más ropa o zapatos. Más trastos. Pero, ¿cuándo tendrás suficiente?
Mucha gente no lo sabe, y eso les mantiene comprando
más y más. No tiene fin. Súbete al tren sabiendo cuánto es suficiente
para ti, y apeate cuando lo alcances.
37. Diseña un menú semanal simple para tus cenas. Si el decidir
qué cenar es algo que os agobie mucho a ti o a tu familia, considera
el diseñar un menú semanal. Escoge tantos platos como
sean necesarios para rellenar un menú semanal de cenas, es-
coge una para cada día, y ves al supermercado a por los ingredientes.
Ahora ya sabrás que vas a cenar todas las noches, y
además dispondrás de los ingredientes necesarios. No te compliques
preparando recetas difíciles – escoge platos que puedan
ser cocinados en 10 ó 15 minutos (o menos).
38. Come de forma saludable. Puede no resultar obvio cómo el
comer de forma saludable está relacionado con la simplicidad,
pero piensa en qué ocurre si no lo haces: si consumes muchas
grasas, o mucha sal o azúcar, o fritos, seguramente tendrás problemas
médicos a largo plazo. Podríamos estar hablando de varios
años en el futuro, pero imagina constantes visitas a los médicos,
pasar por hospitalizaciones, viajes a la farmacia, recibir terapias,
ser operado, etc. Creo que coges la idea. No ser saludable
es complicado. Comer de manera saludable simplifica todo esto
a largo plazo.
39. Ejercicio. Este punto está muy relacionado con el anterior, ya
que el ejercicio simplificará mucho tu vida a largo plazo, pero va
incluso más allá: hace que el agobio y la ansiedad desaparezcan
y te hace sentir mejor. Es fantástico.
40. Ordenar antes de organizar. Mucha gente comete el error de
intentar organizar un escritorio desordenado o un armario a
reventar. Esto no es solo duro sino que además es complicado.
Simplifica el proceso deshaciéndote de toda la basura que
puedas, y a continuación organizando. Si ordenas lo suficiente,
puede que ni siquiera necesites organizar nada.
41. Ten un lugar para cada cosa. Es un consejo antiguo, pero es el
mejor consejo para mantener tus cosas organizadas. Después de
ordenarlas, claro.
42. Encuentra la simplicidad interior. No soy una persona muy
espiritual, pero he descubierto que dedicar algo de tiempo a mi
yo interior crea una simplicidad tranquila, en lugar de una confusión
caótica. Podrías pasar este tiempo rezando o comunicándote
con Dios, o meditando, o escribiendo un diario, o conociéndote
a ti mismo, o en la naturaleza. Hagas lo que hagas, dedicar
tiempo a tu yo interior es algo que merece la pena.
43. Encuentra la forma de descargar tu ansiedad. Todos nosotros
tenemos que enfrentarnos al agobio o la ansiedad – sin importar
cuánto simplifiques tu vida, todavía sentirás ansiedad en determinadas
circunstancias (excepto tras llevar a cabo la simplificación
definitiva, la muerte). Así que encuentra la manera de
descargar la ansiedad cuando te encuentres en estas situaciones.
44. Trata de vivir sin coche. Bueno, esto es algo que yo personalmente
no he probado, pero conozco a algunas personas que sí
que lo han hecho. Es algo que haría si no tuviera hijos. Andar,
ir en bici, o utilizar el transporte público. Reduce los gastos y
te proporciona tiempo para pensar. Un coche además es muy
complicado, requiriendo no sólo que pagues ciertos gastos, sino
que busques un seguro, le hagas revisiones cada cierto tiempo,
mantenimiento, reparaciones, gasolina, y mucho más.
45. Busca una forma creativa de autoexpresión. Ya sea la escritura,
la poesía, la pintura, el dibujo, dirigir películas, diseñar páginas
web, bailar, practicar con el monopatín, o cualquier otra cosa.
Todos debemos satisfacer nuestra necesidad de autoexpresión,
y encontrar una forma de hacerlo tiene como consecuencia que
nuestra vida sea más satisfactoria. Sobre todo si consigues remplazar
con esto todo el tiempo que estabas dedicando anteriormente
a tareas de trabajo que no te interesaban.
46. Simplifica tus metas. En lugar de perseguir media docena de
metas o más, simplifica y quédate solo con una. No solo te sentirás
menos agobiado, sino que además te permitirá conseguir
un éxito mayor. Podrás concentrarte en esa única meta y dedi-
carle toda tu energía. Eso te dará muchas más posibilidades de
éxito.
47. Monotarea. Realizar múltiples tareas simultáneamente es más
complicado, más agobiante, y generalmente menos productivo.
Trata de abordar tus tareas de una en una.
48. Simplifica tu sistema de archivo. Apilar tus papeles y ya está
no funciona. Pero un sistema de archivo no tiene por qué ser
complicado para ser útil. Diseña un sistema sencillo.
49. Desarrolla una mayor capacidad de relajación. Si cada pequeño
hecho que sucede te llena de ira y agobio, nunca conseguirás
una vida simple. Aprende a abstraerte de todo y tener una vida
más tranquila.
50. Reduce tu consumo de anuncios. Los anuncios hacen que deseemos
tener cosas. Están diseñados para eso, y funcionan. Busca
vías de disminuir tu exposición a la publicidad, ya sea impresa,
online, por televisión o radio, o de cualquier tipo. Querrás
tener muchas menos cosas.
51. Vive más pausadamente. Hazlo todo despacio, con tranquilidad,
y prestando especial atención a lo que estás haciendo.
52. Haz cada día una lista de Tareas Más Importantes (TMIs). Decide
las 3 tareas más importantes del día, aquellas que te gustaría
que se llevaran a cabo dicho día. No trates de basarte en
una larga lista de tareas que seguramente no completarás al final
de la jornada. Una simple lista con 3 cosas, esas que te hagan
sentir que has conseguido algo.
53. Establece rutinas para el comienzo y el final del día. Una gran
forma de simplificar tu vida es establecer rutinas para el principio
y el final de cada día.
54. Crea un ritual matutino de escritura. Si te gusta escribir, como
a mi, conviértelo en un ritual tranquilo a desarrollar durante las
primeras horas del día.
55. Aprende a no hacer nada. No hacer nada podría ser considerado
un tipo de arte, y debería ser parte de la vida de cualquier
persona.
56. Lee ”Walden”, de Thoreau. Un libro esencial sobre el tema de la
simplificación. Disponible de manera gratuita en Wikisources.
57. Opta por la calidad en lugar de por la cantidad. Trata de no
acumular muchos trastos a lo largo de tu vida… en lugar de eso,
quédate con unas pocas posesiones, aquellas que realmente te
satisfagan y que te vayan a durar mucho tiempo.
58. Lee ”Simplify your life”, de Elaine St. James. Uno de mis autores
favoritos en el campo de la simplicidad.
59. Llena tus días de pequeños placeres. Haz una lista de tus pequeños
placeres favoritos, y espárcelos a lo largo de tu día.
60. Simplifica tus fuentes RSS. Si sigues docenas de fuentes RSS,
o incluso más de cien (yo una vez lo hice), probablemente lo
único que conseguirás será agobiarte tratando de estar siempre
al día. Simplifica tu lectura de fuentes RSS.
61. Pero suscríbete a Unclutterer. Probablemente el mejor blog sobre
la simplificación que puedas encontrar (sin contar Zen Habits,
por supuesto).
62. Diseña un patio delantero en tu casa fácil de mantener.
63. Lleva menos cosas. ¿Están tus bolsillos abarrotados? Plantéate
llevar contigo sólo lo esencial.
64. Simplifica tu vida online.
65. Esfuérzate por automatizar tus fuentes de ingresos. Esto no es
algo fácil, pero se puede hacer, y de hecho ya hay quien lo ha
conseguido. A mí mismo, por ejemplo, me ha funcionado.
66. Simplifica tus cuentas. Mucha gente evita hacer cuentas con su
dinero (lo cual es muy importante) porque es muy duro o muy
complicado.
67. Simplifica tu vida financiera.
68. Aprende a hacer equipajes ligeros. ¿A quién le gusta tener que
arrastrar un montón de equipaje durante sus viajes?
69. Utiliza un sistema de productividad minimalista. El sistema
Zen To Done, en su versión minimalista, es lo único que necesitas.
Todo lo demás solo sirve para decorar.
70. Deja espacios de tiempo entre tus obligaciones del día. Cuando
tengas que acudir a determinadas citas, o necesites realizar
ciertas cosas, no te las planifiques una a continuación de la otra,
sin tiempo para respirar. Deja algo de espacio entre todas las
cosas que necesites hacer, de tal forma que puedas tener tiempo
para imprevistos, y puedas disfrutar de un día mucho más
relajado.
71. Vive más cerca del trabajo. Esto puede significar o bien buscar
un trabajo más cercano a tu casa, o bien buscar una casa más
cercana a tu trabajo. Cualquiera de las dos opciones simplificará
mucho tu vida.
72. Pregúntate siempre: ¿esto simplificará mi vida? Si la respuesta
es no, reconsidéralo.

ZOE….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: