Lo que hay en nuestro interior…


Un mendigo había estado sentado más treinta años a la orilla de un camino. Un día pasó por allí un desconocido. “Una monedita”, murmuró mecánicamente el mendigo, alargando su vieja gorra de béisbol. “No tengo nada que darle”, dijo el desconocido. Después preguntó: “Qué es eso en lo que está sentado?” “Nada”, contestó el mendigo. “Sólo una caja vieja. Me he sentado en ella desde que tengo memoria”. “¿Alguna vez ha mirado lo que hay dentro?”, preguntó el desconocido. “No” dijo el mendigo. “¿Para qué? No hay nada dentro”. “Échele una ojeada”, insistió el desconocido. El mendigo se las arregló para abrir la caja. Con asombro, incredulidad y alborozo, vio que la caja estaba llena de oro.

Yo soy el desconocido que le dice que mire dentro.
No dentro de una caja como en la parábola,
sino en un lugar aún más cercano, dentro de Ud. mismo.

Los que no han encontrado su verdadera riqueza
(la Alegría Radiante de haber descubierto quiénes son:
Ser, Paz, Amor, Lo profundo, Díos,
y la profunda e inconmovible experiencia que acompaña
a este maravilloso descubrimiento:
estar inundados esencialmente de Ternura, Armonía y Gozo Interior)
son mendigos, incluso si tienen mucha riqueza material.
Buscan afuera mendrugos de placer o de realización
para lograr la aceptación,
la seguridad o el amor, mientras que llevan “dentro” un tesoro
que no sólo incluye todas esas cosas,
sino que es infinitamente mayor
que todo lo que el mundo pueda ofrecer.

La búsqueda interior tiene el propósito de encontrar ese tesoro interno,
esa seguridad, esa confianza interna y el amor por uno mismo
que luego se extiende a toda la creación.

Ekhart Tolle
De su libro El PODER DEL AHORA.

Estamos tan cerca de ese tesoro y sin embargo no lo sabemos, no sabemos que está allí, necesitamos leer de los grandes libros, de las grandes tendencias espirituales, aún sin pertenecer a ninguna de ellas, como es mi caso, que no pertenezco a ninguna religión o tendencia, pero que busco incesantemente orientación en este aspecto de la vida, simplemente leo y busco en cada una cómo encontrar ese camino que me lleve a ese ser interior que está dentro de mi, ese que nos da la verdadera felicidad, no la que nos puede brindar la riqueza material, no, la que nos da la riqueza espiritual, la de la alegría y paz interior, esa es la verdadera riqueza, y esa, no nos cuesta nada, mas allá del esfuerzo de encontrarla, después de todo está muy cerca…está dentro de nosotros mismos….

Zoe…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: